Las más consentidas de COPOL

Por: Leslie Santos    
Desde hace más de tres años, los alumnos de la Unidad Educativa Particular Politécnico -Copol, han tenido que abrir sus puertas a tres miembros importantes: tres gatitas que no tenían hogar. Aquellas gatas, hoy llamadas Eva, Chimul y Miss Lily, tuvieron un largo camino que recorrer para ser las gatas mimadas que son hoy en día.

“Todo empezó porque dejaron abandonados un par de gatos y de ahí empezaron a engendrarse” afirma Miguel Angulo, quien tiene tres años trabajando de guardia en el colegio, refiriéndose a cómo empezaron a reproducirse los gatos en el colegio, y de esta manera aumentó la población. “Desde ese entonces los gatos han vivido aquí”.

diadelgato1Sin embargo, no fue hasta el 2014 cuando las gatas empezaron a ser cuidadas debidamente “La doctora Naumann solicitó ayuda para los gatitos, conseguimos a un veterinario, quien nos ayudó con Lily y con las otras cuatro gatitas que andaban sueltas en el colegio” cuenta Alba Garcés, asistente de rectorado. Además de Lily, Eva y Chimul, como cariñosamente la llama miss Alba, existían dos gatitas más, que desafortunadamente ya no se encuentran en la institución.

Lily, o miss Lily para muchos, parece ser la más engreída de todas, siendo la mascota oficial del rectorado. La miss Alba Garcés cuenta que la miss Carmen Naumann, rectora del plantel, fue quien impulsó la relación entre Lily y los empleados de rectorado. “Antes comía con nosotros en la mesa, y desde ese entonces empezó a venir a la oficinas. Luego, la doctora le empezó a llevar comida de gato” afirma alegremente. Ahora, Lily pasa la mayor parte de su tiempo en rectorado, donde duerme en las sillas, y “sirve de tranquilizante para las coordinadoras de rectorado” según miss Alba Garcés.

En cambio, para Eva la rutina es otra. Ella apareció hace aproximadamente cuatro meses en el colegio, afirma Azucena Camacho, inspectora de piso de planta baja. “Poco a poco empecé a darle mi desayuno a ella, y así se fue familiarizando, hasta que empecé a traerle comida de gato”. Eva es apodada “Stan” en el colegio, puesto que así le pusieron los alumnos de Stanford, quienes le tienen un cariño especial a ella, al punto de llegarle a construir su propio refugio. La miss Azucena incluso afirma que ella ha sido beneficiosa para su alergia, ya que gracias a estar con ella parece haber superado su alergia a los gatos. Además, los estudiantes también han aprendido a ser más colaboradores y solidarios, y todo gracias a “Stan”.

 

 

Todos admiten tener un cariño especial por estos pequeños seres “Para nosotros son como nuestras mascotas, ellos nos cuidan y nosotros también los cuidamos a ellos” expresa Miguel Angulo. La mayoría de personal del colegio, así como los alumnos, hablan de ellas como si hablaran de un ser querido. Las gatitas parecen haberse ganado un espacio en el corazón de los copolinos y de todos los que conviven con ellas a diario.

 

DEPARTAMENTO DE MARKETING Y PUBLICIDAD COPOL © COPEI 2016 Fundación de ayuda a la educación media